fbpx

Como Ponerle Color a Tu Vida
Si La Felicidad Es Locura, Seamos Locos

¿Te acuerdas cuando éramos niños? Los días se pasaban largos, los colores eran más cálidos y las preocupaciones eran mínimas. Representábamos vidas increíbles de personajes mágicos que pensábamos algún día podíamos ser. Soñábamos.
Soñábamos sin parar en medio de risas y juegos. No necesitábamos estar dormidos para visitar la tierra de la fantasía, para regocijarnos en la alegría de imaginar una vida con posibilidades infinitas. Posibilidades que solo acababan cuando nos llamaban a comer para solo empezar de nuevo en otro mundo, en otra fantasía luego de la siesta.

Crecemos con todos estos sueños inagotables, estas esperanzas infinitas de poder convertir el mundo real en esa fantasía. Crecemos viendo colores brillantes, texturas maravillosas, olores apetitosos que hasta el fin de nuestras vidas nos acompañan.
¿Quien recuerda aun el olor de su casa en una noche de verano? El sabor de ese desayuno hecho por mamá que hemos intentado replicar miles de veces, pero nunca sabe igual. Cada uno de esos recuerdos vividos que guardamos en algún cajón en la mente y que sale a luz cuando necesitamos desesperadamente algo que nos ate a la felicidad.

¿Cómo acabamos en un mundo gris y lento donde los colores se van desvaneciendo y cada día parece más corto que el anterior?
Creo que la respuesta es que hemos dejado de soñar despiertos. Hemos olvidados que para ver el mundo con infinitas posibilidades solo basta de nuestra mente y nuestra voluntad. Cuando niños pensábamos que al ser más grandes íbamos a poder lograr todos esos sueños, claro no sabíamos que con la adultez también viene un mar de responsabilidades agobiantes, pero sabíamos que también iba a llegar la libertad, el tiempo y sobretodo la fuerza de hacer esas creaciones realidad.

Vamos a la cama rogando dormir para poder volver a encontrarnos con ese niño que están allá en el interior tratando de mantener alguna luz. Tratando de jugar y crear. Nos encontramos con esos sueños y esas posibilidades. Nos encontramos con ese niño que aun sabe de memoria su canción de cuna, que aun salta, canta y baila.
Todos tenemos ese niño dentro de nosotros, todos tenemos esa capacidad de soñar profundo en nuestra mente y corazón. Todos, por más gris que parezca el mundo, aun guardamos esos colores brillantes. Solo tú tienes el poder de poner luz y color a tu vida de nuevo. Solo tú tienes la capacidad de sacar a tu niño interior de ese cajón de los recuerdos en donde lo hemos arrumado. Solo tú, hoy, puedes abrirle la puerta a los sueños y las fantasías.

No dejemos de soñar nunca, no dejemos de ver el mundo lleno de magia, lleno de luz, lleno de cosas nuevas cada día.

¿Locos nos verán?

¡Pues que estemos locos si la locura significa ser felices, ser radiantes, ser fantásticos, ser supe poderosos, ser nuestros sueños! Si eso es locura por Dios juro que estoy loca. Loca por lo maravillosa que es la vida, loca porque puedo hacer mis sueños realidad, loca porque cada día cumplo mis metas, loca por ver el sol radiante, las hojas verdes, las nubes de algodón, las flores llenas de colores, la vida hermosa.
Loca porque decidí volver a soñar y ahora


Conectémonos!

Quieres recibir todo el contenido de Doña Ale?

Déjame tu nombre y correo en las casillas de abajo; y te enviaré todo el nuevo contenido de Doña Ale directamente a tu Email. 

Click Here to Leave a Comment Below